No existe, a lo largo de la historia de la Iglesia Católica en Cuba, ninguna personalidad que haya sido objeto de más estudios que el segundo obispo de La Habana, Juan José Díaz de Espada. La objeción más clara a esta afirmación sería que sobre el presbítero Félix Varela se ha escrito mucho más, pero el interés en su figura no parte de su labor como sacerdote, sino de su pensamiento y actividad política.

Iglesia y poder en La Habana, de Consolación Fernández Mellén, es una nueva aproximación a la época de Espada, resultado de una investigación sólidamente documentada. Se trata de un intento por reinterpretar globalmente una compleja etapa del gobierno eclesiástico de La Habana, que abarca desde la fundación del obispado en 1789 hasta la muerte de Espada en 1832, aunque obviamente se centra en el accionar de este...

You do not currently have access to this content.