La publicación de un libro que contribuye al conocimiento historiográfico sobre el período colonial mexicano levanta expectativas. Éstas se acentúan cuando la materia principal es uno de los poblados novohispanos menos estudiado en el catálogo bibliográfico: el real de minas de San Luis Potosí. En los últimos años, los trabajos sobre el pasado virreinal han colocado a este centro minero como la tercera joya novohispana, al lado de Zacatecas y Guanajuato, que han sido estudiados ampliamente.

Una de las contribuciones del libro de Laurent Corbeil en su conjunto es reconocer a San Luis Potosí como destino de incontables mareas de trabajadores migrantes que llegaron a la antigua frontera norte novohispana atraídos, desde 1592, por una constante oferta de trabajo en la minería. Igualmente importante es la explicación que Corbeil ofrece sobre cómo la inmigración marcó el desarrollo del poblado que hoy conocemos...

You do not currently have access to this content.