Resumen

El análisis demogárafico de la población negra de los Estados Unidos se ha dificultado debido a que las estadísticas censales y vitales se conocen como incompletas y sesgadas. Como resultado de un alfabetismo creciente, mayor bienestar económico y una calidad mejor del trabajo de campo del censo con respecto a la población negra, el recuento del Censo de 1960 parece ser considerablemente superior al de los censos anteriores, aun cuando todavía deficiente. El presente artículo se propone llegar a una nueva estimación de lo que era la población negra, por sexo y años simples de edad, al tiempo del empadronamiento censal de 1930, 1940, 1950 y 1960. El recuento del Censo de 1960 se ajustó tomando en cuenta la subenumeración de niños y varones jóvenes y luego se ajustó en todas las edades superiores mediante un porcentaje constante para corregir la subenumeración general. Se establecieron entonces los recuentos estimados para censos anteriores mediante la adición al de 1960, por años simples de edad y sexo, de las muertes que ocurrieron en los períodos intercensales. Siguiendo cada año simple de edad como una cohorte real hasta la fecha de su nacimiento, fue posible llegar a estimaciones revisadas de la cifra correcta de la población negra para cada uno de los censos anteriores ý a una estimación del número correcto de nacimientos y muertes de negros ocurridos cada año desde 1930.

Los resultados de este procedimiento sugieren gus (a) el monto de la sub-enumeración en censos anteriores es sustancialmente menos que el estimado: (b) el patrón de error en las edades es bastante diferente del encontrado mediante estimaciones anteriores; (c) la tendencia a preferir años particulares de edad y evitar otros es muy grande en los censos anteriores, pero el patrón varía de un censo a otro. Se cree que las estimaciones presentadas en este artículo representan estimaciones razonablemente precisas de la población negra y pueden suministrar la base para estudios demográficos más intensivos. El procedimiento utilizado hace menos presunciones sobre la naturaleza de los errores y usa sólo aquella parte de los datos que son más confiables, y por esta razón las estimaciones son consideradas más válidas que las previas.

The text of this article is only available as a PDF.

Article PDF first page preview

Article PDF first page preview
You do not currently have access to this content.